2 de febrero de 2013

Gogi Lazarashvili

1 comentario:

Anónimo dijo...


Hola: Soy Manuel Machado y Guerrero Seudónimo (Silo) gracias por publicarme en su blog es muy lindo, me gusto mucho todo lo que vi y leí cosas muy interesantes, además Señora María Cristina Faleroni le tiro un alago se lo merece -Usted no tiene años, Usted tiene vida- usted pinta muy bien precioso, y su escultura es genial.
Le dedico dos poemas, muy diferentes el uno del otro, al leerlo pensaran un rato y en serio.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Va cabalgando la muerte

Va cabalgando la muerte
Sobre un corcel negro
Con su guadaña imponente,
Más al verla me da miedo
¿Quien en el corcel monta?
¡Con su guadaña al vuelo!
Es una imagen impronta
Salida de mi cerebro.
Tengo siempre presente
Una imagen que recuerdo:
La cara de la muerte
Desplomada en el suelo.
Reacciona furiosa la vida
Haciéndole el juego
Ganándole la primera a partida
En un desigual duelo.
La muerte se va herida
Y yo herido me quedo.

¿Has visto el rostro a la muerte?
No es nada nuevo.
Se ve siempre en el horizonte
Antes de batirte en duelo.
Parece una cosa imponente
Como si te diera miedo,
Pero es sencilla e inocente
Porque si pierdo, duermo
El sueño eternamente,
Y si despierto no recuerdo
Es como estar ausente
Entre la tierra y el cielo.

Yo no le temo a la muerte
Porque con ella hable,
Es una cosa inherente
Y hasta es como afable.
Es algo muy diferente
A una vida insoportable.
…………………………………..
El niño y la Luz

Con un rayito de luz
Juega las manos del niño
Solo coge el azul
Y el rojo del armiño.

Juega con inocencia
Las manos del infante
Con la luz que penetra
A través de los cristales.

Un rayito de luz
Incide en sus manos
Formando una cruz
La luz en racimos claro.

Mira con sus ojitos
Los colores del prisma
En él todos los rayitos
Le acaricia su carita.

De luces de colores
Es el sol al amanecer
El niño las recoge
Y las quiere retener.

Sus ojitos rutilan
No salen de su asombro
Cuando a la luz mira
Con su pequeño rostro.

Manuel Machado y Guerrero
Sevilla 1948 Barcelona 201...